Reflexión sobre el primer trimestre del 2015 de el club ciclista AVISPERO

C.C. "El Avispero" en El Auditorio

C.C. “El Avispero” en El Auditorio

Estamos a final de febrero de este año 2015 y hay voces de todo tipo en el club (esto no es malo), unos dicen que este año es el año que mejor se lo están pasando en las salidas del club, pues  ademas de ser muy numerosas en ciclistas, son duras, se hacen a un ritmo enorme y hay mucho nivel en los componentes del grupo. Bueno, mejor dicho, se hacen varios grupos, unidos por su “nivel deportivo” y como el pelotón de inicio es de 30 o mas de 30 ciclistas, pues si, se hacen dos o tres grupos. Estos son suficientemente grandes como para seguir gozando de ciclismo (salir con compañeros en grupo).

Otras voces dicen que vamos demasiado rápido y que está creciendo mucho la visión competitiva de los ciclistas del club, que todos quieren competir, que ahora el lema de club podría ser: “Camina o revienta”.

Con estas ganas de mejorar y correr más, se ha despertado en  muchos ciclistas la pasión y el deseo de montar en bici, mejorar sus capacidades y algunos hasta sueñan con competir en ruta. A otros, esta actitud les hace perder la motivación por salir en bici, pues en cada salida ven que la diferencia física entre unos y otros es mayor y son ellos los que llegan los últimos a mucha distancia de los primeros. Esto hace que se sientan perdedores.

Como siempre, en muchos de nosotros, nace un sentimiento de ganadores y en otros nace el sentimiento de perdedores. Para mi, ambas posturas son erróneas y malignas; atacan a la filosofía del club, pues un club es la unión de personas, con gustos o aficiones comunes (entre otras muchas descripciones), estos sentimientos desunen, por eso digo que van en contra de la filosofía del club. Y si estas diferentes y contrarias ideas germinan, harán daño a la entidad provocando situaciones desagradables para todos.
El ciclismo no podemos inventarlo,……existe y funciona con estas diferencias, pero si podemos ser maduros, lógicos y trabajar para el club, que a fin de cuentas es el epicentro de nuestro entretenimiento.

Si somos muchos (cada vez mas), el problema está solucionado, pues habrá grupos cada vez mas grandes y podremos hacer grupos cada vez mas diversos también.

 Con el tiempo, me gustaría salir en grupo con gente de mi década…. no con chavales que perfectamente podrían ser mis hijos y algunos podrían dentro de poco ser mis nietos. Podéis imaginaros la diferencia física que hay entre un chaval de 18 y un señor de 65 años, ¿verdad? …..pues no es lógico que le pidamos que compartan al 100% la salida, pues entiendo que si el chaval de 18 va a ritmo de el ciclista de 65, éste no se sentirá “pleno” y si es al revés, el de 65 se estaría suicidando o haciendo un esfuerzo demasiado fuerte para que fuera recomendable.
Imagen 035
El ciclismo nos da la oportunidad de convivir los jóvenes con los menos jóvenes en torno a esta afición y compartir parte de las etapas en grupo. Vestir los mismo colores , transmitir experiencias,  disfrutar algunas veces  de escuchar las hazañas de nuestros colegas y otras de sus fracasos,…… de compartir vivencias y experiencias. No os olvidéis  de la “coca-cola de la victoria”, es el momento donde no puede haber perdedores, es el momento del hacer ganar al club, es el momento donde el yo, deja sitio al nosotros. Este es el momento mas importante para la próxima etapa.
Imagen (1)
El club lo hacemos entre todos, con nuestra tolerancia, con nuestra participación, con nuestras reflexiones sinceras, con nuestra humildad. con nuestra comprensión.
En un club, la parte individual debemos dejarla detrás de nuestra parte colectiva.
Imagen 026 (2)
 Yo quiero y veo, que el club Avispero seguirá creciendo y con este crecimiento, las dudas actuales desaparecerán, pues cada integrante encontrará en cada salida, al “grupo” que le conviene a su ritmo o características y con ese grupo, realizará la etapa sin importarle el ritmo  elevado de otros grupos.
La dificultad la tenemos cuando, por situaciones varias, muchos de los integrantes del club dejan de salir unas semanas, haciendo que nuestro “pelotón de salida” sea mas pequeño y entonces, sea mas difícil encontrar  el grupo que se asemeje a las características de cada uno. La clave está en asumir compromisos individuales para obtener beneficios colectivos.
¿Qué compromisos individuales?:
Hacer crecer el grupo llevando a compañeros o conocidos al club integrándolos en el equipo. Un club con muchos integrantes hace que en las salidas podamos encontrar con mas facilidad  el grupo que pueda llevar el ritmo que mas me conviene.
Otro compromiso es esforzarnos en salir con el club, pues si reflexionamos hay muchos, muchísimos integrantes que vienen a las salidas 1 vez cada tres meses  y están lo suficientemente fuertes como para que pensemos que no llevan ese tiempo sin montar en bici. Y es que siempre estamos anteponiendo nuestro intereses personales ante el interés del club, y nos olvidamos que no salir con el club lleva a dañar nuestros propios intereses personales, pues el club se debilita y cuando queremos salir, encontramos estas diferencias que hacen que no lo pasemos tan bien como esperábamos. Deberíamos reflexionar que nuestra actitud se nos vuelve en contra, que somos los culpables en parte de esta situación no deseada.
Somos nosotros, los que podemos cambiar favorablemente el futuro del club y conseguir nuestros deseos y objetivos. Solamente tenemos que hacer estas dos acciones: integrar en el club a personas que conozcamos, y asistir a las salidas del club.
No os digo eso de utilizar la “oxidada y dejada herramienta del calendario para las salidas de entreno”, pudiendo quedar con mas integrantes para hacer mas divertidas y seguras las salidas de entrenamientos, pues estas ya no las coloco ni yo, que después de un año haciendo solo, me he dado por vencido.
El año pasado decíamos que el club estaba formado mayoritariamente por personas mayores de 18 años, por lo que entendíamos que el sentido común y el raciocinio guiaría el comportamiento de nuestras salidas. Nada ha cambiado, salvo que os pido que uséis el “sentido común y el raciocinio” para no equivocarnos, pues no debemos poner mas “disciplina” que la lógica razonable y creo que se esta haciendo. Y si hay puntos débiles la solución está en esos dos puntos que he destacado antes. Participemos activamente en las salidas y todo funcionará perfectamente, ya lo veréis.
Eso sé, desde aquí, quiero hacer un recordatorio que todos debemos asumir. En la carretera hay situaciones que no se pueden predecir, contra mas rápido vamos, las situaciones de peligro aumentan y la prudencia es muy buena consejera. Nunca debéis de olvidar que solo se debe correr a tope cuando se está en competición, pues aquí es donde entiendo los corredores aceptamos los riesgos que son asumibles, y en nuestras salidas, solo deberían haber riesgos imprevistos, los propios de la circulación vial.

¡¡¡¡Larga vida al AVISPERO!!!!